El alemán Leroy Sané que fue figura destacada del equipo alemán Schalke en los años 2014-2015 y que juega actualmente en el Manchester City esta buscando ahora dejar a los Citizens para pasar de nuevo a su país natal de la mano del Bayern Munchen, el mejor equipo de Alemania, pero su traspaso no ha sido posible por múltiples razones que no dependen de él mismo si no de agentes externos que no puede controlar, el astro alemán ha tenido mala suerte en estos últimos meses porque su traspaso se da en épocas que no le convienen: primero, estuvo teniendo una gran temporada en Inglaterra jugando con el Manchester City desde el 2016 que despertó el interés de varios equipos alemanes, dentro de ellos el Bayern Munich que ha estado negociando y buscando firmar el contrato para reclutar de forma definitiva los servicios del jugador de descendencia senegalés pero esto se vio truncado por la ultima lesión que tuvo en su rodilla razón por la cual los del Bayern piensan que es posible que su recuperación no sea completa o al menos no vuelva a rendir de la misma forma. En segundo lugar, después de saber que se ha desatado la propagación del coronavirus desde el 2020 en casi toda Europa el futbol y también las operaciones se han congelado y por lo tanto su traspaso también.



Al parecer no es la única vez que pasa por un periodo de mala suerte en su carrera, por lo menos eso es lo que se ve desde que en el 2018 no fue convocado al mundial de Rusia 2018, el certamen más famoso y prestigioso en el mundo del futbol que todos sueñan con jugar alguna vez en su carrera, pues al parecer el director técnico de Alemania de ese entonces no lo consideró ni para sentarlo en la banca como suplente, lo que desató varias oleadas de críticas hacia el técnico por parte de los hinchas en su país, y es que no estaba de más, Sané había estado logrando buenos números y había estado teniendo un gran rendimiento para aquella época, lo que muy seguramente hubiera aportado bastante a su equipo al menos en la ofensiva de la selección alemana. Desafortunadamente el alemán de 24 años no pudo exhibirse en dicha competición que reúne la mirada de todos en el mundo y ahora espera ser convocado por su selección para las eliminatorias rumbo a Qatar 2022 y volver a la Bundesliga en 2020 jugando en el equipo con más títulos de ese país (el Bayern).